Place Maurice-Chevalier




«Y con las sienes restallantes
de imbécil soberbia
tomamos de la cintura a la vida
y pateamos de soslayo a la muerte.

Pues esto es lo que hacemos.
Nos anticipamos de sonrisa en sonrisa
hasta la última esperanza.»


Fragmento del poema "Mucho más allá" (1958), de la poeta argentina  Alejandra Pizarnik.

Dedicado en el día de su aniversario a mi gran sueño, la Niña del Mar, mi amada pareja durante toda una década e ideal cómplice de amor en la diminuta eternidad que nos aguarda...


Imagen de una obra del artista urbano Fred Le Chevalier en la ciudad de París, Francia.

Pieza musical "A Pile Of Dust" (2016), del compositor islandés Jóhann Jóhannsson.




L'Arbre du Ténéré




«Un cobarde es incapaz de mostrar amor; hacerlo está reservado para los valientes.»
Mohandas Karamchand Gandhi


Dedicado en el día de su aniversario a mi querida esposa y a todas las muestras de amor valientes, como las de esta humilde bitácora que alcanzará estos días los diez años de edad.

Fotografía de "El Árbol del Teneré" (L'Arbre du Ténéré), punto de referencia durante décadas para las tribus nómadas del desierto, único en cuatrocientos kilómetros a la redonda hasta su muerte en 1973, derribado por un conductor de camión.

Pieza musical "Bécs" (2014), del artista austriaco Christian Fennesz.




Flauta y Koto




«Yo no sé amarte.
Me es imposible, como en las obras románticas,
languidecer hasta morir ante tu ausencia
o abrir los cauces de mi sangre si me dejas.
No soy capaz de adorar tu forma perfecta,
pues descreo de ídolos y tú eres humano,
tan mortal y tan falible como los demás.
Ni puedo entregarme a una pasión fugaz,
que deja a su paso cenizas y escombros,
y alumbra el cinismo de los sueños rotos.
Tampoco percibo cada vez que me tocas
la dicha infinita de un final de película.
Y junto a ti ni suspiro ni tiemblo:
duermo, paseo, como, leo... Sigo siendo.
Mil cosas distintas ocupan mi mente y tiempo.
Perdóname. Cuánto, ¡cuánto lo siento!

Yo sólo sé quererte.
Corear con mi risa una de tus ocurrencias,
si con ternura bromeas sobre mis carencias.
Hablar durante horas en nuestro bar favorito
del último gran libro que hemos leído.
Entrelazar nuestros dedos cuando viene el frío,
para calentar  con las mías tus manos heladas.
Dejarte durmiendo los sábados por la mañana,
saliendo a hurtadillas a buscar el desayuno.
Ir a correr al parque que hay cerca de casa,
tú rezagándote para acompasar mi ritmo.
Comprar en el súper y adecentar el piso,
mientras opinamos qué mal va el mundo.
Viajar a ciudades de todo el planeta,
mezclarnos entre sus gentes y sus calles.
Pedirte consejo cuando estoy preocupada.
Abrazarnos bajo las sábanas, desnudos.
Discutir, enfadarnos y luego hacer las paces.
Acabarnos mutuamente las frases.
Estar juntos… y en silencio.
Sonreír… y leernos el pensamiento.

Yo no sé amarte.
“Amar” es una entrada del diccionario,
una ficción:
un concepto quimérico del amor.
No existen las Penélopes, las Isoldas o las Julietas.
Pero existen las mujeres de verdad:
existo yo.
Y yo, sólo sé quererte.
Y también sé
que
esto
es suficiente.
Porque es sincero, real.
Eres mi panacea para ser feliz.
Dime, pues: ¿qué más puedo pedir?»


Poema "Yo no sé amarte" (abril 2016), de la Niña del Mar, dedicado a su esposo en el día de su aniversario.

Nana tradicional japonesa de la región de Chugoku interpretada con flauta y koto.

Pintura "Beyond The Window" de Nino Pkhaladze.






  Licencia de Creative Commons


El cumpleaños



"Amor feliz. ¿Es normal,
es serio, es positivo?
¿De qué le sirven al mundo dos seres
que no ven el mundo?

Enaltecidos mutuamente sin merecerlo,
dos cualesquiera entre un millón, mas convencidos
de que les sucedería. ¿En recompensa de qué? De nada.
La luz cae de ninguna parte.
¿Por qué da en ellos y no en otros?
¿Ofende a la justicia? Sí.
¿Infringe las normas establecidas con esmero,
despeña la moraleja desde la cumbre? Infringe y despeña.

Mirad a los felices:
¡Si al menos se escondieran un poco,
si fingieran agobio para reconfortar a los amigos!
Escuchad cómo ríen: es una afrenta.
En qué lengua hablan, al parecer comprensible.
Y esos ceremoniales, esos miramientos,
esas primorosas y mutuas atenciones,
¡diríase un complot a espaldas de la humanidad!

¿Qué ocurriría
si su ejemplo se imitara?
A qué recurrirían la religión y la poesía,
qué sería recordado y qué olvidado,
quién eligiría permanecer encerrado en el círculo.

Amor feliz. ¿Es necesario?
El tacto y el juicio obligan a silenciarlo
como si fuera un escándalo de las altas esferas de la Vida.

Los bebés espléndidos nacen
pero nunca lograrán poblar la tierra
ya que pocas veces sucede.

Que quienes no conocen el amor feliz
sigan afirmando que no existe un amor feliz en ningún sitio del mundo.

Con esa creencia les será más fácil vivir y también morir."

Poema "Amor feliz" de Wisława Szymborska.


Dedicado en el día de su aniversario a mi bella y bondadosa amada en cuyo humilde corazón encuentro todo un cosmos en el que orbitan en armonía la ternura, la compasión, el sacrificio y el amor puro.
Gracias por nacer, mi Niña del Mar.

 

Pintura "El cumpleaños" (1915) de Marc Chagall, dedicada a su esposa Bella Rosendfeld. Óleo sobre lienzo. The Museum of Modern Art (MoMA), Nueva York.

Pieza musical "Lir" (1984) de Wim Mertens.



El Bardo




"A veces en desgracia, ante el oro y los hombres,
lloro mi soledad y mi triste abandono
y turbo el sordo cielo, con mi estéril lamento
y viéndome a mí mismo, maldigo mi destino.

Envidio al semejante más rico de esperanzas
y sus bellas facciones y sus buenos amigos.
Envidio a este el talento y al otro su poder
y con lo que más gozo, no me siento contento.

Ante estos pensamientos yo mismo me desprecio.
Felizmente te evoco y entonces mi Natura,
como la alondra al alba, cantando toma altura,
para entonar sus himnos a las puertas del Cielo.

Me da sólo evocarte, dulce amor, tal riqueza,
que entonces, ya no cambio, mi estado por un reino."

  

Soneto nº29 (1609) de William Shakespeare.
Versión lírica de Ramón García González (en versos alejandrinos blancos).


 

Dedicado en el día de su aniversario a mi sensible y culta esposa, amante del teatro y la poesía, gran admiradora del inmortal Bardo de Avon. 


Canción "There Is a Light That Never Goes Out" (1986) del grupo The Smiths.

Fotografía del juguete dedicado a Shakespeare de la compañía LEGO.


Montañas




 "Como las montañas,
juntados por el tiempo;
nuestros pies arraigados en la tierra,
nuestras sombras cobijando la hierba.
Árboles y mares, ciudades y valles:
nada escapa a nuestra guardia.

Como las montañas,
forjados desde el suelo,
nuestros picos alzados contra las estrellas,
nuestras siluetas escalando el cielo.
Cuásares y lunas, soles y cometas:
nada escapa a nuestro anhelo.


Como las montañas,
siempre uno en el otro;
aves, flores, nieves, piedras nos habitan,
sostén somos de la rueda infinita.
Constantes e inmutables, sólidos y erguidos:
todo lo abarca nuestro sentido.


Tú y yo,
como las montañas. Igual que ellas:
hacia lo alto,
hacia lo bajo.
Unidos."




Poema "Hacia dónde miran las montañas" (abril 2015), de la niña del Mar,
dedicado a su esposo en el día de su aniversario.


Canción "Such Great Heights" (2003) de The Postal Service,
en versión del grupo Iron & Wine.


Pintura "Alta montaña" (Hochgebirge), de Carl Gustav Carus.
Óleo sobre lienzo, 1821 - 1824 (Museum Folkwang, Essen).